Desarrollo de Fármacos 101

banner-principal-fast

Desarrollo de Fármacos 101

Bienvenido al Desarrollo de Fármacos para el Síndrome de Angelman 101. Como se explica en detalle aquí, el SA es un trastorno causado por la falta de función de un gen específico, llamado UBE3A. Tener una copia sana pero silenciada del gen UBE3A, que es lo que ocurre en la mayoría de los casos de SA, significa que podría haber no una, sino dos estrategias potenciales para solucionarlo: terapia de reemplazo genético (arreglando la copia dañada de la madre) o terapia de activación génica (desactivar el silenciamiento de la copia sana del padre). También resulta que hay una tercera: lo que llamamos dianas terapéuticas o downstream targeting, en inglés, que son programas destinados a mejorar el mensaje celular, generalmente en la sinapsis, o la comunicación entre neuronas.

Pero ahí es donde termina la simplicidad, ya que hay muchas técnicas diferentes que podrían probarse para avanzar cada estrategia.

Es desalentador, pero tener tantas pistas para seguir, es en realidad, también una buena noticia.

¿Por qué? Echa un vistazo al proceso estándar de desarrollo de fármacos.

Por cada fármaco que consigue ser aprobado, hay unos 15.000 (o 14.999, si se quiere ser riguroso con el gráfico) que no lo consiguen. 

Esto significa que para lograr un futuro en el que haya múltiples terapias aprobadas, lo cual es necesario para un síndrome en el que hay muchos genotipos, sin mencionar las innumerables formas desconocidas en que diferentes personas responderán a diferentes tratamientos, necesitamos tantos intentos como sea posible. Y necesitamos que avancen rápidamente, pero también de manera segura.

Para mantenernos organizados, hemos dividido nuestro trabajo en cuatro pilares.

Todo lo que hace FAST cae en uno de esos pilares, y todo es impulsado a través de varios esfuerzos:

Subvenciones:

Ratones, cerdos, mini-cerebros y más:

FAST ha financiado el desarrollo de una infraestructura robusta que puede ser utilizada por cualquier investigador, biotecnológico o compañía farmacéutica para probar su fármaco para el SA. Nuestros años de inversión han dado lugar a ratones, ratas y cerdos, todos con SA, listos para probar tratamientos curativos. Esto incluye un ratón con deleción completa, para entender qué hacen (o no hacen, según sea el caso) los genes delecionados aparte del UBE3A. Además, disponemos de líneas celulares de vanguardia y organoides (o “mini cerebros”) para cada genotipo, a través de los cuales se pueden probar terapias para ayudarnos a entender cómo reaccionarán las neuronas de nuestros seres queridos. FAST también ha financiado “plataformas de aterrizaje” para probar cada gen o ARN, que pueden estar sub expresados en la deleción o sobre expresados en ICD y UPD, para entender mejor la causa de esa variación y las consecuencias de reemplazarla o activarla.

Participación en el sector farmacéutico:

FAST actúa de forma decidida en el sector farmacéutico para garantizar que las posibles terapias no se estanquen en el laboratorio o más allá, especialmente en el “valle de la muerte” del desarrollo de fármacos, el periodo durante el cual se realizan descubrimientos innovadores de investigación médica, generalmente en el laboratorio académico, pero que de algún modo se bloquean para convertirse en nuevas terapias para humanos, o incluso para llegar a los ensayos clínicos. En enfermedades poco frecuentes, donde los beneficios para las empresas farmacéuticas pueden considerarse menores que en desórdenes más comunes, esto es desafortunadamente habitual. O, lo que es más trágico, incluso después de ver resultados positivos en humanos, los medicamentos pueden estancarse. Esto es de vital importancia. Si quieres leer una historia de terror más aterradora que cualquiera para un paciente o una familia con un paciente de enfermedad rara, lea el artículo “Nightmare on Elm Street” de Los Angeles Times de 2021, en el que se descubrió una cura para una enfermedad rara y mortal, y estaba en proceso de administrarse con éxito a los pacientes, hasta que la empresa de biotecnología a la que se había concedido una licencia exclusiva para desarrollar y comercializar la cura la archivó. ¿Por qué? No por ningún recelo sobre su seguridad o eficacia, sino por “razones comerciales”, es decir, que quería invertir en tratamientos para enfermedades más comunes con más potencial de beneficios. Sabemos que ninguna farmacéutica quiere tomar este tipo de decisiones, pero, por desgracia, en las empresas el balance final a menudo se reduce a las finanzas y las prioridades. No podemos permitir que esto ocurra con ningún tratamiento prometedor para el Síndrome de Angelman, y eso significa no contar con el SA sea la prioridad de nadie más que nosotros, nuestra comunidad.

Construyendo compañías propias:

A veces, la mejor manera de evitar perder un tratamiento prometedor en el “valle de la muerte”, especialmente uno en el que hemos invertido desde su inicio, a través de una de nuestras subvenciones, es construir nuestra propia empresa en torno a él. Esto nos permite guiar el tratamiento a través del terreno más difícil del conducto de fármacos, es decir, desde la investigación básica hasta el descubrimiento y los estudios habilitantes de IND hasta las fases clínicas 1/2. Si tiene éxito en todo esto, será un activo atractivo para una compañía farmacéutica lo suficientemente grande como para llevarlo a través de las etapas finales más costosas del conducto hasta una posible aprobación de la FDA. Los datos humanos son más poderosos que cualquier dato celular o animal, y eso le da al síndrome de Angelman la garantía más cercana de atraer al mejor socio para avanzar en la terapia para todos los pacientes. Los fondos utilizados en el establecimiento de entidades con fines de lucro inicialmente son sembrados por FAST, ya que financian la mayor parte del trabajo para llegar allí. La mayor infusión de fondos necesaria para los estudios habilitantes de IND y cualquier ensayo clínico potencial generalmente provendrá de inversores externos, algunos de los cuales pueden tener conexiones personales con el SA (inversores ángeles), y otros que aún no están conectados directamente pero creen en la ciencia y ven el potencial. En algunos casos, estos inversores solicitan que representantes específicos de FAST permanezcan involucrados en el programa por un período de tiempo, lo que podría resultar en que estén en la nómina de la nueva empresa, expresamente con el propósito de asegurar que la nueva entidad mantenga su compromiso principal con el SA. Esta decisión sería tomada por una junta independiente que lidera la empresa, no FAST. En ningún caso los miembros de la junta o cualquier individuo afiliado a FAST pueden adquirir control independiente sobre los derechos de propiedad intelectual de cualquier tecnología o proyecto sembrado por FAST Finalmente, invertimos en una miríada de proyectos relacionados con el apoyo de todo el trabajo que tiene que suceder alrededor del desarrollo de fármacos, tanto antes como después, para asegurar que se mueva de manera segura y rápida. Estos esfuerzos, que caen bajo nuestro trabajo del Pilar 4, incluyen: la creación de modelos animales y líneas celulares para cada genotipo; el Registro Global del Síndrome de Angelman y la operación de Search and Rescue (Búsqueda y Rescate) relacionada; esfuerzos de detección Neonatal, que nos darán la tasa de incidencia real del SA, lo que ayuda a las compañías farmacéuticas a estimar cuántas personas podrían beneficiarse potencialmente de los tratamientos que se están desarrollando; el Consorcio de Biomarcadores y Medidas de Resultados del Síndrome de Angelman (ABOM), que está dedicado a lograr un consenso sobre los puntos finales y biomarcadores, que son necesarios para medir con precisión el efecto de un fármaco en los pacientes en ensayos clínicos.

Y la joya de la corona del Pilar 4:

En qué lugar de este camino se encuentra FAST LatAm?

Tal como se visibiliza, FAST, ha desempeñado un papel crucial a nivel mundial en la búsqueda de terapias genéticas para abordar el Síndrome de Angelman. Su enfoque multidisciplinario, con la colaboración de científicos, de universidades e industrias farmacéuticas, demuestra un compromiso sólido hacia la investigación y el desarrollo de tratamientos.

En el contexto de Latinoamérica, se presentan desafíos únicos en relación con la implementación de terapias genéticas. Estos desafíos incluyen la accesibilidad a la tecnología y la información, así como la necesidad de construir infraestructuras sólidas para llevar a cabo ensayos clínicos y tratamientos innovadores. La disparidad en los recursos y la conciencia sobre las enfermedades genéticas también plantea obstáculos en la región.

Es esencial abordar estos desafíos a través de colaboraciones internacionales y la creación de redes que permitan compartir conocimientos y recursos. Además, la sensibilización y la educación son fundamentales para fomentar la participación de las comunidades latinoamericanas en investigaciones genéticas y terapias innovadoras.

En última instancia, el trabajo de FAST y otras organizaciones similares es crucial para abrir camino a la esperanza y la posibilidad de tratamientos efectivos en todo el mundo, incluyendo Latinoamérica, donde la solidaridad y el apoyo pueden marcar la diferencia en la vida de aquellos afectados por el Síndrome de Angelman.

La Historia de GTX: