FAST anunció la creación de un acelerador de desarrollo de fármacos asociado llamado AS2Bio Inc.

FAST – Foundation for Angelman Syndrome Therapeutics (Fundación para la Terapéutica del Síndrome de Angelman o FAST, por sus siglas en inglés) anunció la creación de un acelerador de desarrollo de fármacos asociado llamado AS2Bio Inc. La empresa se propuso elaborar un ecosistema de desarrollo de fármacos para ofrecer terapias transformadoras a los pacientes con síndrome de Angelman (AS, por sus siglas en inglés).

“El equipo de FAST reunió conocimientos, experiencia y compromiso con los pacientes para crear una plataforma única, preparada para llevar a cabo un cambio transformador de la forma más segura y rápida posible para los pacientes con síndrome de Angelman”, declaró Julien de Bournet, CEO de AS2Bio. “Queremos aprovechar el éxito logrado hasta ahora para impulsar ese futuro”.

Desde su creación, FAST ha tenido la visión de cambiar el modelo tradicional de investigación, y crear una cultura innovadora de desarrollo de fármacos para avanzar en el descubrimiento de terapias para el síndrome de Angelman (AS) y otros trastornos similares. En 2016, como directora científica de FAST, la Dra. Allyson Berent lideró un equipo que diseñó un plan de acción que integraba enfoques terapéuticos convencionales con estrategias nuevas y en desarrollo. A partir de esa visión, FAST empezó a financiar lo que se convertiría en más de 90 becas de investigación traslacional, con lo que se originarían 13 programas terapéuticos distintos, cada uno centrado en mecanismos diferentes para lograr abordar el síndrome de Angelman, un trastorno neurológico monogénico no degenerativo.

Tras una afluencia de fondos para ampliar sus proyectos de descubrimiento de fármacos y su infraestructura clínica, FAST adoptó un enfoque de filantropía de riesgo y fundó la empresa GeneTx Biotherapeutics para promover el avance del primer oligonucleótido antisentido (ASO, por sus siglas en inglés) en etapa de investigación temprana, estudios de productos en fase de investigación clínica y, finalmente, un ensayo clínico de fase 1/2. El equipo de GeneTx pudo presentar una solicitud de fármaco en investigación y entablar una asociación para el programa con Ultragenyx Pharmaceutical en menos de 10 meses desde la declaración de un candidato clínico para el primer ensayo clínico de una terapia modificadora del AS.

En 2022, luego de la publicación de datos clínicos preliminares de un estudio abierto de fase 1/2, Ultragenyx Pharmaceuticals compró GeneTx, lo que respaldó el desarrollo clínico constante del programa y representó un hito decisivo en el avance de posibles terapias para el AS.

Para capitalizar este éxito, FAST y AS2Bio están implementando un enfoque integrado para el desarrollo de fármacos, beneficiándose de la experiencia colectiva, los recursos, los datos y las redes estratégicas para proporcionar un “puente” para las nuevas tecnologías, de modo que se pueda avanzar, de forma rápida y segura, desde la prueba de concepto hasta la primera prueba en seres humanos. Cada programa del AS formará parte de un ecosistema estructurado y de apoyo con el propósito de aprovechar el talento directivo y los recursos disponibles en todas las áreas.

Con la financiación de FAST, se crearon empresas para abordar las modalidades terapéuticas prometedoras para el AS, de modo que no se pierdan de vista las prioridades de estos programas y su posible aplicación en seres humanos, si se considera adecuada desde el punto de vista científico. Entre los programas de desarrollo en investigación que se llevan a cabo en la actualidad, se cuentan la terapia de sustitución génica in vivo con virus adenoasociados (AAV, por sus siglas en inglés), edición génica in vivo a través del sistema CRISPR y terapia de sustitución génica ex vivo con células madre progenitoras hematopoyéticas.

Además, casi todo lo aprendido de estas modalidades terapéuticas trasladables puede aprovecharse para permitir avances que van más allá del AS. De hecho, todo el modelo de la plataforma, desde las propias modalidades científicas hasta la infraestructura organizativa que la sustenta, puede extrapolarse a otros trastornos del neurodesarrollo.

Entre sus empleados se cuentan Julien de Bournet, director general; Allyson Berent, directora de desarrollo; y Jennifer Panagoulias, directora de operaciones.

ORCA

Esta semana destacamos dos publicaciones recientes financiadas por FAST sobre la medida de la Capacidad de Comunicación Informada por el Observador (ORCA) para personas que viven con síndrome de Angelman. La comunicación es esencial para el funcionamiento diario y ha sido identificada por los cuidadores como una prioridad para enfocarse en la eficacia del tratamiento en los ensayos clínicos.

Dado que muchas personas con SA generalmente no hablan ninguna palabra de forma verbal, pero tienen muchas otras formas de comunicarse, incluidas gestos, aproximaciones de palabras y el uso de sistemas de símbolos o un sistema de CAA, es difícil capturar su verdadera capacidad de comunicación a través de medidas estandarizadas. Casi todas las medidas existentes no tienen en cuenta todas las formas en que las personas con SA se comunican, y todos sabemos que esto es más apreciado por quienes mejor los conocen, sus cuidadores. Reconociendo esta limitación, los doctores Bryce Reeve y Christina Zigler en la Universidad de Duke fueron contratados por FAST para diseñar y validar una nueva herramienta de comunicación específicamente para la comunidad de SA, llamada Medida de la Capacidad de Comunicación Informada por el Observador (ORCA). Esta medida de resultado, o herramienta diseñada para medir el cambio en un ensayo clínico, fue financiada por FAST después de recibir algunas orientaciones de personas de la FDA. Los miembros del equipo de FAST estuvieron muy involucrados en su desarrollo para asegurar que esta herramienta reflejara las capacidades de comunicación de todas las personas que viven con síndrome de Angelman.

ORCA es una medida informada por los cuidadores que divide la comunicación en tres conceptos principales: comunicación expresiva, receptiva y pragmática. El equipo de ORCA define la comunicación expresiva como interacciones donde la persona con SA comunica algo a su interlocutor, la comunicación receptiva como el proceso de entender un mensaje expresado por un interlocutor, y la comunicación pragmática como la comunicación adecuada en entornos sociales. El equipo primero entrevistó a 22 cuidadores de personas con SA de todos los genotipos para entender los tipos de funciones de comunicación observadas. Dentro de las funciones de comunicación expresiva, eran comunes funciones como solicitar objetos, lugares o entretenimiento. Las personas con SA también podían buscar atención de los cuidadores, pedir más de algo y rechazar ítems. Los cuidadores informaron que las personas con SA podían comentar, definido como observaciones que expresan opiniones o reacciones, con comportamientos simples como reír o sonreír para expresar felicidad o emoción y vocalizaciones de tono bajo cuando estaban descontentos. Dentro de la categoría de comunicación receptiva, se observaron funciones como responder a nombres, preguntas de sí/no y direcciones. Además, las personas con SA podían tomar decisiones, como elegir una preferencia alimentaria y entender palabras aisladas indicadas por la respuesta a nombres y alimentos familiares. Finalmente, en términos de comunicación pragmática, se informó que las personas con SA tenían fortalezas como saludos, comodidad y reconocimiento de juegos familiares. Para concluir la entrevista inicial, el equipo de ORCA preguntó qué significaba un cambio significativo en la comunicación para cada cuidador. Las respuestas incluyeron tener una capacidad de comunicación más compleja, iniciar la comunicación y la capacidad de comunicarse más fácilmente con personas fuera de su familia inmediata.

A partir de este primer estudio de entrevistas a cuidadores, el equipo de Duke redactó una versión preliminar de ORCA y la probó con cuidadores adicionales. Era importante asegurar que esta medida pudiera capturar las habilidades de comunicación de todas las personas con SA. Las respuestas a ORCA se transformaron en “No, solo una vez”, “A veces” y “Sí, casi todo el tiempo” para indicar el desarrollo y dominio de habilidades. A partir de estos cambios, el equipo de Duke pudo crear una versión final de la medida ORCA que luego probaron en 249 familias de personas de todos los genotipos, con edades comprendidas entre los 2 y los 39 años. A partir de los datos recogidos en este estudio, observaron que ORCA era lo suficientemente sensible como para medir las habilidades de comunicación matizadas en todas las personas evaluadas, y ninguna persona se quedó fuera de la curva de distribución, como ocurre en la mayoría de las otras pruebas estandarizadas de habilidades de comunicación. Este fue un hallazgo muy emocionante. Esta medida ahora se está utilizando en todos los ensayos clínicos activos para el síndrome de Angelman, como el primer criterio de valoración o medida de resultado desarrollada específicamente para el síndrome de Angelman. Además, desde que comenzó este proyecto, la FDA otorgó al mismo equipo de Duke una subvención de más de $2 millones para continuar desarrollando la ORCA para 13 trastornos del desarrollo neurológico adicionales, como el síndrome de Angelman, porque estaba claro que había una gran brecha en las evaluaciones estandarizadas que se están utilizando en ensayos clínicos para todos los trastornos del desarrollo neurológico, y esta es una herramienta muy prometedora para llenar esa brecha para el síndrome de Angelman y otros.